Lechuga

Más de 200,000 acres de lechuga se cosechan anualmente en los EE.UU. Los cultivadores de lechuga se enfrentan a dificultades relacionadas con sensibilidad a la luz y al calor durante toda la temporada de cultivo. Nuestros tratamientos de semilla solucionarán estos problemas a la vez que le ayudarán a lograr lo máximo de su cosecha.

Seed Dynamics lleva la vanguardia en pericia relacionada con la industria tecnológica de la semilla de lechuga. Procesamos más lechuga que nuestros dos más importantes competidores juntos. Más interesante aún, la semilla de lechuga está entre las hortalizas más complejas de procesar. Esta complejidad surge de la fisiología de la semilla de lechuga en sí y de la variedad medioambiental donde se cultiva la lechuga—pueden hallarse diferenciales de más de 65 grados Fahrenheit en áreas productoras de lechuga alrededor del mundo.

El corazón de la fuente de lechuga

Seed Dynamics está ubicada en el corazón de la "fuente de lechuga" de California, Salinas. Así que somos expertos en lechuga. La lechuga es la base de toda ensalada. Sus especies prosperan en climas frescos con humedad moderada. Además de ser sensible a la luz, la lechuga no prospera en condiciones extremadamente calientes. No obstante muchos cultivadores de lechuga están ubicados en áreas calientes y secas. Seed Dynamics puede ayudar aún en estas circunstancias!

Problema #1 de la lechuga: Sensible a la luz

La lechuga, es especialmente sensible a la luz. Algunas tipos de semillas de lechuga requieren luz para crecer. Cuando las semillas de lechuga no germinan en la oscuridad, se les llama “fotosensibles” o “fotodurmientes”. Para cultivar un campo con cabezas de lechuga que sean relativamente del mismo tamaño (uniforme), las plántulas deben pasar la misma cantidad de tiempo en el sol. Plántulas que emergen solo 2 o 3 días más tarde que el cultivo principal, no alcanzarán jamás el tamaño de las primeras, no solamente porque las otras tuvieron la ventaja de ser primeras, pero también por el efecto competitivo de sus vecinas más grandes.

Problema #2: Sensible al calor

Las condiciones correctas del suelo en la siembra, humedad y luz, no son necesariamente los únicos factores para lograr una germinación exitosa de la semilla de lechuga. La temperatura es otro factor que influye en la germinación aunque la luz no sea un problema. Por ejemplo, plantar semilla de lechuga no acondicionada bajo luz constante en dos diferentes temperaturas, costera vs. desértica (frio vs. caliente), dará diferentes resultados bajo temperaturas elevadas, lo que hace que la germinación y consecuente establecimiento del stand, pueda ser inadecuado.

Un doble revés: Calor y oscuridad

El peor escenario que podría ocurrir sería, plantar semillas en un medioambiente privado de luz y que esté expuesto a altas temperaturas. Cuando estos dos factores interactúan en conjunto, la germinación llega a inhibirse aun más. Si no se atienden estos efectos medioambientales dentro de periodo de tiempo apropiado, la semilla de lechuga no germinará consistentemente, si es que al caso germina. La semilla puede entrar en un estado de dormancia y quizás no llegue a germinar por largo tiempo, aún si después, las condiciones medioambientales lleguen a ser excelentes. Esta situación llamada "fotodormancia" o "termodormancia", puede tener un efecto devastador en su cosecha.

La solución: Acondicionar las semillas de lechuga

De todas las semillas vegetales que se siembran comercialmente, a la que más se da acondicionamiento, es a la lechuga. El acondicionamiento es un proceso en base a agua que causa que todas las semillas germinen alrededor del mismo tiempo. El acondicionamiento también ayuda a que el stand se establezca más rápidamente. El resultado es un stand más uniforme y que por lo tanto le asegura lograr un máximo de cajas por acre al tiempo de la cosecha.

Aun la peletización puede ser otro problema—así que escoja su pellet sabiamente

Es cierto, peletizamos semillas de lechuga. Y es cierto que la pellet en si misma puede hacer que las semillas de lechuga sean aún más vulnerables a la luz y temperatura, después de todo, una pellet evita que por lo menos algo de la luz alcance a la semilla. Plantar semillas peletizadas debajo de la superficie del suelo (una práctica recomendada para mantener las pellet húmedas y frías durante la germinación) añade un estrés que las semillas crudas no encuentran en la superficie.

Es importantísimo escoger un tipo de pellet que permita la germinación bajo condiciones medioambientales estresantes. También debe asegurarse que la pellet pueda partirse en dos y abrirse uniformemente una vez expuesta al agua. No todos los productos de semilla peletizada son iguales. Las pellets Gro-Coat® de Seed Dynamics, han pasado la prueba del tiempo y de nuestras constantes pruebas de calidad. Están diseñadas para ayudar a los cultivadores a resolver problemas de siembra mecánica, a la vez que corrigen los problemas relacionados con el calor y la fotosensibilidad.